Cerezos

La roja para la tensión. La azul, la del azúcar. María coge las dos pastillas y las pasa con un trago de agua mientras en la radio suena Ser Tafalla. Acaba la tostada y se limpia las migas. Se mira las manos, regordetas y morenas, y detiene los ojos en los dos anillos de su boda, ambos abrazando el dedo anular de la mano derecha. Comprueba la hora en el reloj de la cocina y se dispone a ponerse las deportivas. Sube el pie derecho a una silla y se apoya en la pared para colocarse la primera, repite la operación con la siguiente. Su hija le obligó a comprarlas, a ella no le gustan. Seguir leyendo “Cerezos”

Anuncios