El practicante

Las vigas del techo son de madera oscura, el suelo de parqué varios tonos más claro. Hay un par de ventanas por las que se ve el monte y de las paredes cuelgan ganchos para exponer cuadros que ahora, sin sostener nada, dan un aire de matadero a la estancia. Seguir leyendo “El practicante”

Anuncios

Arrugas y sonrisas

ÁNGELA IRAÑETA.- Vivimos obsesionados con la belleza. Twitter, Instagram, Facebook. Queremos ser guapos. Y jóvenes. O al menos, parecerlo. Fuera de ese mundo de apariencias viven todos ellos, con la cara llena de arrugas siempre presidida por una sonrisa. Creo que ninguno sabrá qué es un selfie. No necesitan saberse guapos, no necesitan serlo. Tienen otro modo de concebir la felicidad. No está en la red. Está en uno mismo, en ser feliz y hacer feliz a quien se acerca. En dejar que el tiempo pase y aprender de él en vez de intentar pararlo.