Música en vivo

ÁNGELA IRAÑETA.- La música en vivo no está pasando por su mejor momento en España. Es cara, y sale más económico poner un disco o contratar a uno de esos DJ que hacen ruido. En Pamplona hay unos cuantos bares que apuestan por la música en estado puro, uno de ellos es el Garazi, de la Calle Calderería. Aquí van unas cuantas fotos de dos conciertos de jazz en el escenario de ese local.

Los jueves, casi sin luz

ÁNGELA IRAÑETA.- (marzo 2014)

A veces las aulas se quedan cortas. Las paredes blancas del Conservatorio Superior de Música de Navarra pueden resultar algo agobiantes, el suelo verde se hace artificial y las lámparas fluorescentes emiten una luz demasiado blanquecina, impersonal. Los estudiantes de jazz buscan un lugar más espontáneo y acogedor, con bombillas de luz tenue y un suelo cubierto de serrín.

Seguir leyendo “Los jueves, casi sin luz”

Just Jazz

ÁNGELA IRAÑETA.- (4 marzo 2014)

“En cierto modo, la vida es como el jazz: es mejor cuando improvisas”. Cada vez son más en Pamplona los que se agrupan en torno a este género musical del que hablaba el compositor George Gershwin. Una música que se toca con saxofones viejos y en la que los intérpretes tienen libertad para crear sobre la marcha, sin estar atados a leer un papel.

Suele hacerse con poca luz, los ojos cerrados y una buena dosis de pasión. Jazz. Unos cuantos bares pamploneses apuestan por la música en directo, llenan sus locales con los acordes de este género de origen americano. Jokin Idoate abrió el primer bar musical de la capital en 1982. Lo bautizó como Boulevard Jazz porque pretendía que esa música fuera la única que se interpretase allí, algo que no acabó de salir bien. “Yo quería tocar solamente Jazz, pero en Pamplona no hay afición suficiente”, lamenta.

Seguir leyendo “Just Jazz”