Siria

Soldado del Ejército Libre Sirio sentado en medio de una calle devastada en abril de 2013 (KHALIL ASHAWI/REUTERS)
Soldado del Ejército Libre Sirio sentado en medio de una calle devastada en abril de 2013 (KHALIL ASHAWI/REUTERS)

Se va acercando el fin de año y no voy a despedirme con un selfie. Quiero compartir una realidad a la que a nadie le gusta mirar. Siria lleva casi 4 años sumida en una estúpida guerra civil. Y digo estúpida porque todas las guerras lo son.

Suelo buscar “Siria” en los diarios para ver cómo avanza el conflicto. Ya no te encuentras el tema en portada a no ser que las cifras de muertos sean tan elevadas que los editores no puedan obviarlas. Como pasa con tantos otros temas, dejan de ser noticia. Pero en Siria sigue muriendo gente, el conflicto político no se resuelve y hay miles de personas viviendo en campos de refugiados. Fuera de su país, de su hogar, fuera de su vida misma.
¿Cómo tiene que sentirse uno siendo arrancado de su casa por una guerra? Un ostracismo obligado por las armas.
Países vecinos a Siria, como Líbano o Turquía, acogen cifras escalofriantes de desplazados. En 2013 y 2014 España ofreció 130 plazas que, según dice el blog Orilla Sur de El Mundo, “no se concretaron”. El pasado febrero entre 200 y 300 refugiados sirios intentaron entrar en Melilla. ¿Eso no hace tanto ruido en televisión, verdad?
Javier Solana escribía ayer en El País: “Casi cuatro años. Desde aquel fatídico 15 de marzo de 2011 [fecha de comienzo de las protestas ciudadanas en Siria] se cuentan más de 240.000 fallecidos, más de tres millones de refugiados y más de cuatro millones y medio de desplazados internos. Siria se ahoga en un conflicto sangriento, cruel y estéril. La población siria es testigo de uno de los peores dramas de lo que va de siglo, y es el momento de decir basta”.
Bosnia. Kosovo. Chechenia. Congo. Iraq. Afganistán. Palestina. Líbano. Pakistán. Sierra Leona. Guatemala. Etiopía. Eritrea. Ucrania. Son muchos los lugares en los que, como estos, ha habido guerras y conflictos a finales de los 90 o ya entrado el siglo XXI. Siria es otro de ellos. La Comunidad Internacional y, lo que es más, la propia Comunidad Europea, parecen haberse desentendido de Siria. El país ha sido declarado uno de los más peligrosos para periodistas. El CPJ (Committee to Protect Journalists) cifra en 79 las muertes de periodistas en Siria desde 2011, 10 de ellos fueron asesinados, como el reportero James Foley, cuya ejecución fue difundida en vídeo por el ISIS.
Me hierve la sangre al pensar que con actos como ese, el asesinar a un periodista, se asesina también la libertad de información y de expresión. Pero aunque se informa menos sobre Siria, siguen saliendo noticias. Se me cae el alma al suelo cuando leo algunas como esta y pienso en todo el futuro que la guerra está robando a los niños, y en toda la infancia que ya les ha rapiñado. No hay derecho a esto.
Y yo me pregunto. ¿Alguien puede hacer algo?¿Alguien va a hacer algo? ¿Qué va a pasar con los refugiados?¿Puede un país resurgir de sus cenizas?¿Un sistema político decrépito como el Sirio va a lavarse la cara por sí mismo? La guerra es una violación constante de los Derechos Humanos. Es una brutal fuente de injusticias. Es ahí donde el Periodismo se hace más necesario, pero también donde la sociedad tiene que ser capaz de mirar y no pasar por alto que a 5000 kilómetros de aquí hay un país devastado.

Termino con un extracto de un muy buen reportaje de Natalia Sancha en El País del 21 de agosto de este año:
“Morir ya no me da miedo. Lo que me da terror es quedar amputado o paralizado”, admite Firas Jielaty, de 25 años, que gestiona el café ‘El efecto mariposa’, último refugio cultural en Alepo. De los tres amigos que montaron el café tan sólo queda Firas, a los otros dos jóvenes los mató un mortero. Laure, que trabajaba antes del conflicto como azafata en la compañía aérea siria, hoy lo hace como editora gráfica. “Una vez a la semana salimos a despejarnos, beber un zumo y fumar tranquilamente una pipa de agua. Algo que nos haga sentir que podemos llevar una vida normal”, comenta la joven.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s