Embrujo de altura

El sombrero del cocinero es tan grande que parece una de las jorobas del cartel de Pirineos Sur de este 2017. Hay un buen puñado de gente esperando frente al puesto de piadinas. Uno de los clientes lleva gafas finas y redondas de montura negra, mirada azul inquieta y sonrisa directa. Su expresión promete cháchara. Bingo, entabla conversación con el primer hola. “¿Es tu primera vez? Yo me enamoré con 18 años. Me acuerdo del concierto que escuché y de que me dije… ‘Tienes que vivir aquí’, y lo he conseguido, trabajo en el complejo deportivo todo el año”. Seguir leyendo “Embrujo de altura”

Corteza

En abril de 2016 me llevaron a dar un paseo y salí cámara en mano. Hacía calor para ser Semana Santa, pero qué puede esperarse de Murcia… El recorrido terminó en una especie de santuario con una figura de finales del siglo XIX, el Cristo del Carrascalejo, un jardín que no es secreto pero en el que se respira intimidad.

Una vez que te decides a cruzar la cancela te encuentras con un banco, ese día ocupado por un grupo de mujeres en chándal que miraban en silencio la luz de las velas prendidas a pleno día, porque los deseos y las plegarias no tienen hora, tienen prisa. Seguir leyendo “Corteza”

Mujer en pie

Dar voz es increíble. Os dejo la doble página que publicó Diario de Navarra este domingo 23 de octubre con la historia de Paula Vásquez, una hondureña de veinte años que ha luchado lo indecible por no ver su vida parada a causa de una enfermedad.  Seguir leyendo “Mujer en pie”

Cerezos

La roja para la tensión. La azul, la del azúcar. María coge las dos pastillas y las pasa con un trago de agua mientras en la radio suena Ser Tafalla. Acaba la tostada y se limpia las migas. Se mira las manos, regordetas y morenas, y detiene los ojos en los dos anillos de su boda, ambos abrazando el dedo anular de la mano derecha. Comprueba la hora en el reloj de la cocina y se dispone a ponerse las deportivas. Sube el pie derecho a una silla y se apoya en la pared para colocarse la primera, repite la operación con la siguiente. Su hija le obligó a comprarlas, a ella no le gustan. Seguir leyendo “Cerezos”

Gracias

De entre todas las cabezas que aprovechan el descanso entre clase y clase en la Facultad de Comunicación de la Unav, se divisa una cubierta de canas. Paco Sancho. Charla con cualquier alumno y suelta carcajadas sinceras, de las que también se ríen los ojos. 

El curso pasado, Paco fue el director de nuestro proyecto de fin de grado. Crecimos como personas y como profesionales con él al lado, participando de cada propuesta, cada broma, cada todo. Fue un auténtico placer poder compartir ese trayecto con él, un periodista con chispas en los ojos ante las ideas nuevas, sobre todo las que parecen más difíciles.

Gracias por habernos enseñado a saber pensar mejor. Por no decírnoslo todo, por dejarnos llegar a la mejor conclusión por nosotros mismos. Gracias por compartir y contagiar tu pasión por saber contar cada vez mejor, por los consejos en lo profesional y en lo personal, por ser sincero y, a veces, algo bruto. Gracias por creer en todos nosotros. De corazón deseo que todos los estudiantes de Periodismo, y de cualquier otra cosa, puedan toparse alguna vez con un maestro como tú.

Hasta siempre, Pacotto

 

A corazón abierto

Javier Ruiz Lucea (Tafalla, 1995) no es doctor todavía, estudia tercero de medicina en la Universidad de Navarra. Sin embargo, durante casi mes y medio este verano ha recibido  muchísimos: “Gracias doctor, Dios lo bendiga” con acento hondureño.

Había pensado en hacer un interraíl el verano de 2015, pero decidió hacer realidad algo que le merodeaba por la cabeza desde siempre: un voluntariado fuera de España. Lo lleva de serie, sus padres pasaron una luna de miel poco común como cooperantes en Venezuela. La primera opción de Javier fue viajar a Zambia con las Mercedarias de la Caridad, pero se le cruzaron un par de obstáculos en el camino: el alto riesgo de secuestro de blancos y el hecho de que en la zona no se vería con buenos ojos a un hombre viviendo solo con tantas mujeres (a pesar de los hábitos…). Antes de comenzar sus exámenes de fin de curso, en mayo, le dieron la mala noticia. Como buen naburro, siguió buscando un país de adopción para el verano. Seguir leyendo “A corazón abierto”